El abuelo Francesc Aribau aprende el oficio de Panadero en Chartres, Francia, exiliado por la guerra, en 1946 en Alquezar (Osca), abre su primer panadería y es allá donde conoce a la que después sería su esposa, Candelaría Castillo.

En 1950, después de casarse, se instalan en Terrassa y el 22 de noviembre de 1954 nace la Panadería y Pastelería Aribau.

A través de los años, los conocimientos de los abuelos pasan a los hijos, de los hijos a los nietos, y actualmente la tercera generación de panaderos-pasteleros continúa con las tradiciones y elaboraciones que han aprendido de los abuelos y de los padres, mejorándolas y actualizándolas día a día.

Candelaria Castillo Francesc Aribau